Bernardita García entrevista Montaje

Miguel Echeverría (ME): Saludamos y presentamos a Bernardita García escritora y periodista de la Universidad Diego Portales y con un Máster en Escritura Creativa de la Universidad de California. El pasado 20 de diciembre lanzó su novela debut, <<Gente como uno>> por editorial Libros del Amanecer. Un libro de no ficción creativa, un género muy en tendencia, cuéntanos de que se trata…

Bernardita García (BG) : Saludos, este libro surge en el contexto del Máster el 2016 y es escritura creativa, pero como tengo formación como periodista me especialicé en No-ficción. Desde un principio lo tenía claro. Nunca he escrito ficción o poesía, creo que sería muy mala. En ese contexto en los talleres presentábamos ensayos y estaba escribiendo varias historias que tenían que ver con mi experiencia como periodista en Chile. Era mucha crónica narrativa llevada al ensayo personal y tuvimos una clase de presentación de libro, donde inventábamos nuestra propuesta donde se supone ya que queríamos hacer. Tuve que hacer un picoteo buscando un hilo conductor que conectara todos los ensayos que estaba escribiendo que de alguna manera tenía que ver con el libro hablaba mucho de política local, de moralismo, de las contradicciones…mucho de los temas que toca el movimiento social del 2019, y en la clase el profesor que tenía reputación de ser muy cabrón, me para mientras estaba desarrollando la propuesta y me dice, (te lo cuento a lo chileno) «Estai puro hueviando Bernardita, qué es esto, que es eso de tu adolescencia, creo que tu ya sabí que libro quieres escribir» Y yo ya sabía que libro quería escribir.

ME: Fue intimidante, pero funcional veo que resultó…

BG: Y así surgió GCU, mi libro que como te digo es biográfico pero no ficción creativa tiene partes ficcionalizadas, tiene protagonistas ficcionalizados y escenas ficcionalizadas. En el fondo relata la historia de esta protagonista nacida en una familia muy conservadora chilena, de derecha porque sus padres trabajadores en distintos cargos de la dictadura. Ella nace el 88 el año en que termina la Dictadura y retorna la democracia, se cría así en este contexto súper cerrado en una burbuja sesgada políticamente, que responde a los cánones de esta nueva clase media alta muy noventera, que en el fondo no es ni ni , quiere ser y por eso reniega sus origenes y se empieza a acomodar. De eso habla el libro, de los conflictos familiares, habla del barrio alto, del doble estándar, habla de la crianza muy religiosa y moralmente conservadora junto a sus contradicciones que ello trae. Habla de los colegios de mujeres también, yo estuve uno de ellos desde pre-kinder. Y narra ese relato de la protagonista fuera de eso, primero bombardeada por la televisión ya cuando en las noticias se empieza a hablar de la comisión Rettig, de los muertos o de los DDDD, ahí este personaje tiene 4 o 5 años, después cuando tiene 8 y en su casa no se hablaba de política, pregunta y nadie le cuenta, entonces comienza ese viaje en que la protagonista rompe esa muralla más allá de su burbuja.  Por que digo la protagonista, o de los demás personajes así, porque es raro por la gente que te dice, que eres tú, o tal personaje es de tu familia. Igual es no ficción, el ejercicio de la no ficción creativa ofrece esa posibilidad de ficcionar cosas de crear personajes que no necesariamente en la vida real son iguales, te permite jugar con la temporalidad crear escenas que son ficciones entre varios momentos que fueron reales. Eso, quería aclararlo porque te dicen que hablas de ti en tercera persona, quería aclararlo.

ME: Me dejaste con tres ideas, primero puede ser que esta estructura dramática que le das al texto es en parte la estructura de nuestra sociedad producto de los enclaves de la dictadura. También proviene de una formación valórica y moral muy doble estándar por ejemplo la exigencia de virginidad en los colegios, los padres casados que es algo muy GCU, y por la Iglesia Católica. A veces la forma más fácil para crear personajes es partiendo desde la propia familia. ¿Cómo juegas con esta estructura dramática incluyendo a tus seres queridos?.

BG: Si, obviamente los principales personajes están basados en mi vida real, en mi familia, en mis amigas cuando chica, incluso en relaciones amorosas ya más grande también. Creo que es importante entender que para crear un libro que además está presentado en formato novela. Se juega con estereotipos pero tiene que ver con respaldar una tesis, con un fin. Hay gente que ha leído el libro, de hecho personajes en que me basé en el libro, que me han dicho «Pero porque no contaste cuando hice esto otro, yo que hice algo muy bueno«. Por un lado porque tampoco es una biografía de mi vida, y la narrativa tiende a servir a esta tesis final que tiene que ver con exponer este clasismo, todo este doble estándar, esta cuestión que parece caducada, pero a la vez súper presente en el Chile contemporáneo.

ME: Yo creo que este estallido social y el proceso político que se está dando, es el duro parto no para nacer, sin duda que nacerá otro país. Da paso al aborto del Chile que no queremos, yo creo que nosotros que somos de la misma generación teníamos el miedo a que surgiera un nuevo Pinochet. Y nuestra generación está llamada a resolver un conflicto que quedó abierto, que no quedó resuelto, esto mismo que cuentas de GCU del clasismo que es un elemento no resuelto. Y quedó como un legado autoritario que cuesta que se acabe, hoy por hoy está muy criticado el clasismo yo también lo viví en los 90´s. ¿Tu crees que hay una apertura en los nuevos narradores para abordar nuevos conflictos? Como queriendo cerrar los conflictos de nuestros padres, y cambiar el eje, cambiar el énfasis hacia la doble moral, hacia el trato a las personas de menores recursos, migrantes o pobres. ¿Lo crees?

BG: Si, no se si diría cerrar ese tema no es el rol de nuestra generación pos dictadura. Tampoco nos corresponde cerrar o hacernos cargos de los problemas de la dictadura. Creo que es más bien exponer como vivieron estas familias, como se criaron tantos extractos sociales durante los 90´s con este hermetismo donde no se hablaba adentro ni afuera de la burbuja, porque estaba tan bellamente hermética y sellada que era muy difícil penetrar para quienes no pertenecían a esos grupos. Yo creo que, como tú comentabas hay autores de nuestra generación que en los último años, justo un poco antes de la publicación de mi libro salió por editorial Libros del Amanecer «La ideología de los perros» de Mauricio Embry que también lanzó su primer libro. Es muy interesante ya que seis meses antes envió su texto a la editorial no teníamos nada en común, pero el ejercicio es muy similar de contar como fueron las infancias en esas familias de derecha, es estas burbujas tan herméticamente sellada. Así que creo que va por exponer, es un ejercicio dolorosamente sano, para las personas que están en ese grupo porque a través de ese relato al verse reflejado, muchas veces por primera vez se hacen una autocrítica en un principio culposa, pero después con una reflexión sobre lo que raro que estaban viviendo. Así que va por ese lado, exponer, transparentar, revelar y contar. 

ME: En tu novela se expresa la gran diferencia con los cuentos, que se centran más al texto a lo que se quiere contar, las novelas profundizan en los personajes. Cuando me refería a cerrar hacía referencia al cierre del ciclo Pinochetismo, por eso hago referencia a este piloto de la FACH o en esta mamá del Opus Dei, y en otros personajes se ven los arquetipos sociales del Pinochetismo. De ese viejo mundo que esta derrumbándose, ¿tú crees que por ahí pasa el conflicto principal de nuestra generación, romper con esa burbuja o crear una nueva o romper todas las burbujas del GCU? 

BG: Si, sabes porqué. Yo creo que cuando pasó eso del profesor, yo lo tenía pensado súper político o casi netamente político. Político entendido como gobierno, como partidos políticos en ese conflicto, pero mientras iba escribiendo me di cuenta que la conformación de estos grupos con lógica de clase, transcendía solamente el contenido político sobre todo en las clases altas. El pertenecer a cierta clase, tiene que ver con mantener tal moral, ir a la iglesia los domingos, con hablar de una manera, vestir de cierta forma, vivir en ciertas calles. Entonces un poco como que el libro fue tomando vida propia llevándome hacia allá y me pedía mucho más para abordar la complejidad del tema tenía que abordar todas las temáticas. Porque en el fondo eso significaba esa pertenencia.

ME: El personaje principal vivirá una gran transformación en la novela. A partir de un momento determinado dejas de ser el mismo, ¿tu cuando crees que se produjo ese gran cambio?

BG: ¿En mi vida o en la vida la protagonista?

ME: Bueno, no hagamos spoilers, centrémonos en ti.

BG: Si, yo creo que hubo muchos eventos que empezaron a abrir ventanas y dejar entrar el aire fresco. Pero el principal factor fue entrar a la universidad y elegir periodismo un poco al azar, porque yo quería escribir y no quería ser profesora de castellano o estudiar literatura. En ese entonces estaba esa creencia, creo que hoy en día ya no es así, pero estaba ese estereotipo. Tuve la cueva de entrar a una universidad como la Diego Portales que tiene mucha calle desde siempre y me nutrió mucho porque me expuso mucho, me llevó a varios lugares, que me hizo hablar con mucha gente. Y después me hizo escribir sobre eso, entonces fue como el catalizador máximo. También yo creo que le pasa a todos en sus procesos de relaciones, en algún momento uno se encuentra con una persona que hiciste click y te transparenta un mundo. Y eso me pasó a mi y está en el libro también, para que lo puedan leer (ríe).

ME: Me gusta hablar de este tema de la segregación y el encuentro de los mundos. Yo creo que en la Portales o en la Hurtado donde estudié yo, se da mucho la mixtura entre estudiantes de colegios privados, de regiones obviamente los menos que eran de colegios municipales o particulares subvencionados de comunas periféricas. Como es la educación en Chile, los menos eran de colegios de comunas periféricas ¿Sirven estos libros? Para hacer notar a esa gente que no tiene interés en dejar de segregar.

BG: Quizás es una denuncia por contraste, porque no hay una crítica explícita a quienes no quisieron estudiar en una universidad de plaza italia para abajo. Pero claro, en el fondo se da por contraste porque se entiende que quienes no quisieron hacerlo se quedaron en esas otras lógicas. Igual creo que en algunos casos, es un poco cue’a. No sé, de repente puede ser que no es la universidad la que te hace salir de esa burbuja. Pero también te debe haber pasado a ti po’h Miguel estudiando en la Alberto, gente que va a esas universidades y no terminan de cortar o de romper con esas estructuras antiguas. También pasa.

ME: Si, estas bien. En las novelas se van develando los misterios, pero este es uno de los grandes misterios de nuestra sociedad. ¿Qué pasa? Será que nuestro país esta hecho para migrantes, porque para el migrante con dinero, ya sea europeo o árabe, mientras venga con algún dinero o algún conocimiento, profesional o que se yo. Se le abren las puertas socialmente. Mientras los pueblos originarios, indígenas tienen que estar peleando 2 a 3 escaños en la constitucional. Tienen una vida más complicada, como ser nanas (en la literatura), es que es brutal la incapacidad como de ponernos de acuerdo, yo creo que ahora es un buen paso en esta nueva constitución, pero lo impactante que era tener una sociedad que tolerara de tal forma la desigualdad, la inequidad, la falta de oportunidades.

BG: Si, ahora igual es interesante mirar para atrás y ver como se ha dado ese proceso. Porque decías, claro inmigrantes árabes. Pero en los años cincuenta, la clase alta chilena estaba completamente cerrada a aceptar personajes que vinieran de esos grupos, independiente que tuvieran recursos, plata o campos era súper mal visto el árabe o quién viniera a romper lo establecido, que era la cultura del migrante criollo descendiente del español quizá el del alemán, quizá el inglés un poco. Pero en ese sentido, creo que igual es importante mirar para atrás, y ver que los cambios van lento, quizá no ahora por el internet que ha acelerado los cambios hoy. Pero esos cambios se venían dando antes.

ME: Si, y en varias partes del mundo. Así como acá, con tu experiencia en EEUU te ayudo a ver esa desigualdad desde otra perspectiva. Aunque allá esta más el tema del racismo. Tú puedes contarnos mejor.

BG: Si, es bien interesante el proceso en estados unidos. ´Porque allá existe el clasismo, pero como tu dices allá el racismo es mucho más grave, es EL CONFLICTO. Es la crisis que se está dando hoy y el año pasado. Se habla más del racismo, yo hablaba la palabra clasismo en inglés y no me entendían, eso me pasó con este libro escribiéndola allá. Yo este libro lo empecé a escribir en inglés para audiencia americana, estadounidense los gringos. Uno se acostumbra también porque ellos se llaman americans y cuatro años allá hablando, bueno estadounidenses. Yo escribía este libro y, no entendían, eso como de los conflictos de clase que no resonaban. De hecho el mismo título «La gente como uno», que traducido sería «People like us» no entendía, obviamente porque es un término muy chileno, pero ni siquiera el concepto. ¿Cachái?. Entonces ahí como que medité que quería hacer con el libro y decidí re-escribirlo en español. Sacando mucho contexto porque para audiencia chilena y no había para qué, pero claro allá era el tema del racismo, de los blancos y los latinos y los negros. Son otros códigos, que acá en los últimos años un poco han empezado a permear más con las migraciones de los últimos 10 años. Estando allá me tocaron las revueltas sociales (black lives matters), poquito antes de devolverme y desde mi experiencia chilena había cosas que no entendía. Tuve que preguntar, conversar y leer mucho, al explicarle a mis amigas sobre porque mataba la policía a los negros a la hora de explicarlo también era súper complejo. Escribí un texto, «13 claves para entender el movimiento racial del año pasado», Publicado en el Desconcierto, el que era un texto súper amigable básico. Replicando el mismo ejercicio que yo había hecho. Tuvo súper buena llegada, y como que gente me decía que entendía más, como que pudo unir los puntos y es bien distinto, es un tema que cada vez más esta resonando aquí en Chile.

ME: Tu que viviste el proceso de Donald Trump, viviendo todo el hostigamiento hacia todos los migrantes, particularmente latinoamericano. ¿Tu crees que el racismo se apoderó del estado y lo ocupó como un brazo para sus propios intereses? Crees que es un poco esa la resaca norteamericana que se vive por no resolver conflictos que se arrastra desde hace tiempo, no sé la colonia probablemente, pero la incapacidad para sentarse en una mesa y tratarse como iguales en dialogo para llegar a un punto. De alguna forma esta pasando eso en EEUU y ¿se puede socavar la democracia?

BG: Yo creo que lo que pasó allá, más que el racismo se instalara en el gobierno con Trump. El racismo allá existe y esta institucionalizado, y a todo nivel, un poco como opera el clasismo acá, como el acceso a los barrios o a los colegios. En EEUU el acceso a los recursos naturales como los parque cachai, allá tradicionalmente ir a acampar es algo para gente blanca. Porque necesitas lucas, por la casa rodante y tienes parque gigantes después de viajar mucho. No es como que agarrai la carpa y te vai al Cajón del Maipo.  Aquí un poco pasa con Torres del Paine. Se hablaba que en las comunidades afroamericanas o latinas no tenían acceso a esos lugares. Por no tener dinero y recursos, pero también la naturaleza como los bosques se asociaba mucho con las comunidades afro, tenía relación con la persecución de esclavos, se escapaban y se escondían en el bosque, y ahí los pillaban y mataban. O trabajaban en estos campos en medio de la nada, estos estados en el medio de EEUU que son unas planicies enormes. Entonces el racismo estaba institucionalizado que trasgrede todos los escenarios, vuelvo a lo que te decía antes, Trump no vino a instaurar el racismo en el poder, el no tiene porque esconderlo o disimular su racismo.

ME: Sin miramientos

BG: El decía:  «a ver quienes votaron por mi, los blancos. ya po´h ¿Entonces para que me voy a hacer el muy tolerante?», entonces tiene que ver con eso. Obviamente Trump es un personaje deplorable, pero allá el racismo trasciende este gobierno, muchísimo. Y allá lo que se está dando hoy, es una reeducación de la población, sobretodo en la población con privilegios. Yo viví en California que igual es un estado progre. donde hay una reeducación sobre porque te llegó, porque las comunidades afroamericanas no tienen buena educación, porque «tal año se creo una ley donde solo puedes ir a un colegio de tu barrio» Y a través de eso ellos entender sus privilegios, eso se está dando mucho y obviamente tiene para mucho rato, igual que acá una cosa es darte cuenta de los privilegios y la segregación de los grupos. ¿Pero otra cosa es ya ok que hago con esto, estos dispuesto a renunciar a mis privilegios para que otro grupo tenga más acceso a recursos?. Y bueno, ahí lo puedes ver en el plebiscito del año pasado, la votación de las 3 comunas. Mucha gente está dispuesta a hacer o no hacer para mantener sus privilegios.

ME: Si, llega un poco a frustrar y da un poco de escozor, pero llega a esperanzar también dar optimismo esta guerrilla literaria, como tú libro. Que nacen a la luz de la realidad autoritaria, para mi Trump se comportaba como un dictador, me gusta decir esto hasta pasado mañana, ojalá. Tu viste resistencia a él, se crearon allá grupos literarios que de alguna manera reaccionaron a lo que estaba pasando. Sobre todo en lugares como California, ¿existían medios críticos?

BG: Si, existía. Yo lo vi mucho más en California del norte, yo estudié mi Master en California del sur muy cerquita de Los Ángeles. Para que te hagas una idea donde está toda esta onda Hollywood. Donde además la población blanca tiene mucho dinero…

ME: ¿Ahí está Venice Beach? Mi sueño…

BG: Es bonito Venice Beach, es bonito. Después de los últimos dos años me fui al norte de California porque ahí estudiaba mi pareja de ese entonces. Ahí quedé instalada en San Francisco, te lo digo porque se notaba mucho el legado del movimiento hippie en los 60’s  porque se inició ahí. Yo vivía en la ciudad de Santa Cruz, muy chiquitita pero que ha llevado el bastión ahí se legalizó la marihuana, se legalizó el aborto. Hay instituciones donde si alguien necesita apoyo sobre derechos reproductivos puede ir a una clínica a atenderse gratis. En esta ciudad yo vi mucho de eso, movimiento literario. Obviamente en San Francisco y en Oukland también. Pero sabes que pasa que EEUU es un país muy grande, eso se nota, es una huevá así muy grande. Entonces crean un movimiento político que trascienda esa vastedad de terreno y que perdure, que la llama no se apague. Y yo creo que eso les pasó también, yo me fui en septiembre, un par de meses antes de haberse desatado todo el movimiento por la muerte de George Floyd. Y volví a visitar tres o cuatro meses después y estaban todos en otras cosas, todavía se habla, pero pasó el COVID y se disipa muy fácil, con tanta gente tiene que ver con eso.  Y quería responder algo que decías tú, que Trump para ti es un dictador, a mi me hubiera gustado que así lo fuera en el sentido que se haya instalado forma propia y se haya quedado. Pero tenía toda una institucionalidad y mayoría de votantes respaldando su gobierno.

ME: Si, fue electo con menos votos que Hillary Clinton según el sistema de votar por cantidad de electores según estados. Fue una diferencia similar a lo que resultó con Biden. Pero devino en un dictador, con estas decisiones como salirse del Pacto ambiental de París, esto de no contemplar al congreso para sus decisiones, afortunadamente hubo un cambio en medio de su mandato cuando la oposición tomó mayoría del congreso. También en la construcción de un muro con México al alero de que venía mucho migrante, de hecho la mayoría que venía de Centroamérica se quedó en México. La constitución de EEUU está pensada en época de grandes dictadores como Napoleón, y se pensó siempre para evitar que alguien que tuviera estas tendencias, por mucho que haya llegado por la vía democrática no pudiera convertirse en un tirano. Entonces creo que estuvimos presenciando una acción en que un libro definió los pasos a seguir. Como lo que se quiere ahora crear ahora en Chile, como metáfora un libro que escribiremos entre todos. ¿Tu crees que podemos llegar a un ordenamiento jurídico que prevenga de dictadores y actualizado en tendencias actuales?

BG: Volviendo a lo que decías de la constitución estadounidense. Que dices que estuvo conceptualizado en términos de mecanismos o leyes buscaban que estos tipos de totalitarismos no se dieran, si con esta cuestión inspirada en la revolución francesa, como la igualdad, la libertad,  la hermandad. Pero las constituciones antiguas no reconocía a los afroamericanos como personas, o conservaba a la esclavitud en el marco legal. Entonces Trump con su blanquismo venía a responder a esa misma moral que se venía arrastrando hace muchas décadas, entonces creo que es este sentido con este nuevo libro que va a ser la nueva constitución, es importante procurar dibujar a la sociedad que queremos tener. En ese sentido creo que el multiculturalismo,  la plurinacionalidad. la inclusión de la mujer debe definir estos puntos ideológicos. es fundamental cosa que después no digan, «es que no decía en la constitución»

ME: Si, vamos a tener muy atentos con lo que se vaya a dar en la Constituyente. Para llevarte a otro tema y salir de EEUU… A no, lo último te quería hacer una pregunta por una columna que hiciste para The Clinic y ahora que lo nombraste, por tu experiencia sobre como fumaban. Como que allá el individualismo está mucho más enraizado..

BG: Si, la columna se llama «Como California arruinó la marihuana para mi» y efectivamente lo hizo. Igual fumar en inglés es difícil si te paqueaí caleta. En una fiesta no se circulaba un pito. esto es tabaco en todo caso (se apunta un cigarrillo). El hecho que tu también pudieras ir como al supermercado a comprar marihuana, entonces cada uno tenían su marihuana, cada uno fumaba solo. Y, además, como está legalizado todos tienen unas cepas así como estratosféricas y terminas pegado en el techo, y así entendían el acto de fumar marihuana, Entonces si, así fue como me la arruinó heavy y aún estoy en proceso de reencontrarme.

ME: Esto lo escribiste para The Clinic, también me comentabas tu publicación en El Desconcierto. También tienes esta faceta, más periodística o cronística. Hay algún medio que destacarías por su visión que destacarías algo que está haciendo.

BG: Si, justo ahora estoy trabajando con «Libros del Amanecer» hemos estado armando con coordinación, y haciendo curatoria de una colección de crónicas narrativas sobre el 2020, entonces me tocó el ejercicio de seleccionar crónicas narrativas. Yo quería que fueran un poquito raras, un poco más experimentales que no fuera como la típica crónica, igual esta bien, pero yo quería más. Igual me tocó ese ejercicio y leer mucho. Quería saber como estaban los grandes cronistas que me tocaron en la Universidad y ver como avanzaron en eso no sé Roberto Merino, pero fue súper difícil encontrarlos en un medio determinado. Un medio muy interesante es la voz de los que sobran, sobre todo en términos editoriales ellos tienen mucha libertad. Quienes hoy están publicando crónicas narrativas tupido, El Desconcierto. Y me sorprendió, también La Tercera Domingo, siempre han publicado cosas de ese tipo, también rescatados un par de textos de ahí en esta antología. Y otras que me sorprendió, porque en mi época de recién egresada jamás pensé que lo diría. Lo leí en Pousta, como que hace un tiempo le dieron un giro, no sé si por el movimiento social, le hicieron un giro más politizado, desde el vivir en política, no desde los partidos como te decía antes, y encontré unas crónicas muy choras. Que estarán en la Antología en Libros del Amanecer en marzo 2021, así que les aviso para que se mantengan atentos.

ME: Adelantaste mi última pregunta, que es la tradición de este programa y es que un invitado deja una pregunta para el siguiente… Esta tenía que ver con tus próximos proyectos. Pero aprovecho de hacer mención a la Librería Aldebarán.

BG: Si, bueno también destacar que está mi libro en Librería Aldebarán

ME: Me gustó un elemento del conflicto de tu libro con la estructura social, ser GCU es una constante adaptación, por ejemplo si te quieres ir a un año nuevo a Cachagua se van todos para allá.

BG: Estaba pensando en los mismo

ME: Yo creo que esos grupos determinados (derechistas o conservadores de la sociedad) en base al poder adquisitivo y del dinero, tienen una influencia demasiado importante en los medios de comunicación, una sobrerrepresentación política, y además, lamentablemente cuando el pueblo toma decisiones que van en contra de sus intereses no tienen ningún reparo en ocupar toda la brutalidad del mundo, es la peor clase alta del mundo, unos tipos sádicos…

BG: Yo creo que todas las clases dominantes, como la  clase alta como entendimos en Chile o los blancos en EEUU, al final van a hacer todo lo que está en su poder para conservar ls medios del poder.

ME: Y con las nuevas tecnologías en manos de esta gente, ya conocimos como ocuparon los Algoritmos en redes sociales,  como es maleable también el voto y la acción política. Es un momento muy de cuidado, con estas nuevas tecnologías no está bien en las manos de cualquiera. Y cambiando de tema,  ¿Cómo crees que se pueda fomentar la lectura, los talleres de literatura, el mundo editorial, promover más a los escritores, las editoriales y las librerías en nuestra sociedad?

BG: Yo creo que en Chile de a poquito se está dando el boom de las editoriales independientes. Se ha instalado, yo creo que la pandemia ha servido harto para que se vuelva a leer.  Y ha ayudado en que se instalen cosas de ese tipo. Porque canalizan buena parte las editoriales independientes en redes sociales sobre todo. en ese sentido las editoriales independientes están haciendo una súper buena pega. Hay mucha diversidad de temas, de autores nuevos jóvenes. Eso está bueno. Recomiendo a la gente poner ojo por ahí, si en ese sentido Chile está viviendo un proceso interesante, la gente está leyendo más. A mi me pasó en EEUU que cuando llegué al magíster habían muchos cursos de marketing así como para vender tu libro. Te enseñaban así como escribirle a tu agente, a identificar tu editorial. Como conseguir un agente poh. Acá como que le envías un correo al gmail de alguna editorial con tu manuscrito porque lo cachaste por ahí. Allá el mercado es muy grande al igual que como todos los mercados que tienen allá. Hay una cantidad de lectores y comprando libros impresionante, en ese sentido no sé si los mercados se pueden comparar, se vende mucha mierda también, como se vende de todo así que es como con la comida chatarra, pasa lo mismo con los libros allá. Creo que el modelo chileno no va para allá. En ese sentido me parece muy interesante lo que están haciendo las editoriales independientes y las otras editoriales más tradicionales se están fijando en ellas para dar espacio a autores nuevos, en temas nuevos, en estilos narrativos distintos, así que bien. Vamos mejor encaminados.

ME: Muchas Gracias por tu tiempo. Un gusto

BG: A ti Miguel, cuídate,

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.