Poesía: Al otro lado de la orilla y otros poemas. Emilia Justiniani

 

AL OTRO LADO DE LA ORILLA

 

En tu ensordecedora ceguera

era tu ruina la bella luz de la reminiscencia

el destello de la

v e r d a d

no la encuentras plena,

enciendo

               la

                    noche,

apagas el día,

me empapo de realidad

presencia corrompida…

inocencia robada, lobo hambriento

saber estar contigo,

me está (costando la vida),

un brazo,

y dos piernas,

30 noches de estrellas en insomnio

amanecer en aguacero,

¿así

         es

               amarte?

ser iridiscente,

resulto ser solo un sueño

 

Llave de agua 

Cuando

 toques el azufre sentirás la voz

de acero, ondulante espesor, de

la existencia, inocuo espectador

de mariposas al borde de la muerte,

                              l l a m a  embrutecida

                     por el sosiego de

                                    l a s  r e a l i d a d e s,

                                           perennes

                   desvelos somníferos

                               enmascarados de recuerdos…

                        Alba de úteros

cercenados,

 pobres muertos,

                      muertes febriles,

            febriles

                                                    p r i m a v e r a s.

Primaveras en crucifixión,

crucifixión sin Cristo,

Cristo sin Dios,

Dios sin reino,

reino sin paraíso,

paraíso sin salvación.

     Vida de

                                parásito, 

     llegas a

                                            suicidarte…

 

Aquí, abajo 

 

espectro,

absurda resulta tu existencia, donde duermo y me convierto en hielo, entre la cordura y el olvido.

 

Tú, que ya no gobiernas mi alma,

desaparece, macabro intento de encontrarme…

 

                                                            –    n á u f r a g a  –

 

ya me he ido,

huyo a mi puerto,

donde ahogaré

el daño

con el que maldices,

con brisa salina,

peces decorando mi espalda,

entre las redes inertes que me abrigan…

 

                                                             –     p u e r t o  –

 

el más grande dolor de todos, solo tú me lo has infligido,

me convierto en rocío…

                                                                 –  a l g a s –

insulsa bestia que parte mis entrañas,

jugando a devorarme las escamas…

 

                                   tan frágil,

                                     frívolo

                        inmerso en soledades…

                               hoy te derribó,

                              castillo de flores.

 

 

Mucho antes… 

 

Qué bueno es el tropiezo de la roca con el mundo

la bulla y el nudo

la angustia y sus matices

porque no nacen de mi vientre

si no de mi corazón…

 

Danzas como la política

en las fauces de aquellos animales,

con desconfianza,

alumbrando celo…

 

 

Enrédame,  

chica salvaje,

suspendida en un péndulo,

ya marchita,

eres solo fuego,

sulfuro corroído,

ecografía de la ternura

 

pusilánime como ninguna,

casi increíble como un milagro,

lecho asustado,

tronando como la aurora,

toma mi corazón de cianuro,

pártelo en mil pedazos,

como la marihuana,

como la algarrobina,

fúmame en tus falanges

ya es de noche,

se te hace tarde…

 

 

Emilia Justiniani (1997) psicóloga de vocación, pero sobre todo poeta de lo invisible e inmarcesible. Nacida en Arequipa, departamento al sur de Perú.  A la fecha ha sido publicada en suplementos de cultura, blogs, en un periódico de la región y sus poemas se encuentran seleccionados en una revista de alcance internacional (Movimiento Cultural Internacional ERGO). Miembro de la Red de Escritores Arequipa – REA (2021). Miembro del colectivo «La Chimba» (2021). Con formación actoral en diversas casas teatrales. Actual redactora de artículos en una consultora psicológica de la región. Próxima a sacar primera plaqueta.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.